SAN MARTÍN DE LA VAL D´ONSERA. SIERRA DE GUARA










“Hoy, antes del alba, subí a la colina, miré los cielos apretados de estrellas y le dije a mi espíritu:

        - Cuando conozcamos todos esos mundos y el placer y la sabiduría de todas las cosas que contienen, ¿estaremos tranquilos y satisfechos?

Y mi espíritu dijo:

        -No. Ganaremos esas experiencias solo para seguir adelante”

                                                             WALT WHITMAN



BARRANCO Y eRMITA DE SAN MARTIN DE LA VAL D´ONSERA



TIEMPO DE IDA Y VUELTA:                       3 HORAS, 20 MINUTOS

KM:                                                            12,29 KM

DESNIVEL:                                               1.166 MTS

DIFICULTAD TÉCNICA:                           MEDIA

DUREZA:                                                  MEDIA

OJO¡¡¡                                                POR EL PASO DE LA VIÑETA NO PASAR SI                                  SE TIENE VÉRTIGO



                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o


















                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o











QUÉ VEREMOS:


Un lugar mágico y misterioso, oculto en la profundidad de la sierra de de Guara

A este lugar se accede tras una tortuosa travesía entre la densa espesura del bosque, por un estrecho sendero de tierra o sobre las propias rocas del barranco, otras veces entre laderas desnudas al borde del precipicio sujetos de un fino hilo, otras, rodeando barbas de blancos líquenes y parches de musgo verde.


Puede que sea un Lugar Encantado. 



                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o









Una vez pasado la ciudad de Huesca en dirección a Barbastro ascendemos la cuesta conocida como “Estrecho de Quinto”. Nada más alcanzar el alto un desvío a la derecha en recorrido a Loporzano. De aquí, seguir las indicaciones a San Julián de Banzo con cuidado por una estrecha carretera. En una cerrada curva un cartel grande indica la pista a seguir. Pasamos junto a un almacén que dejamos a la izquierda y pocos metros más adelante encontramos un pequeño aparcamiento y el inicio de nuestra excursión.



                                                                                                                                   o  o  o  o  o  o






Estas son las formaciones rocosas conocidas como "El Salto de Roldan",
Dice la leyenda que cuando Roldán iba huyendo de Zaragoza hacia Francia, herido y acosado por sus perseguidores sólo le quedó la opción de subir hasta la Peña de Amán, la de la derecha.
Al encontrar el paso cortado por una profunda foz y viéndose completamente rodeado por sus perseguidores, tiro con fuerza de las riendas de su caballo, pico las espuelas y salto al vacío. 
Para sorpresa de los perseguidores, el caballo dio un gran salto y consiguió alcanzar el otro extremo de la Foz, la Peña de San Miguel, en donde hoy todavía pueden apreciarse las huellas que dejó el corcel.



                                                                                                                        o  o  o  o  o  o





Una cálida mañana de verano o una fresca mañana otoñal habría estado mejor, una mañana invernal en la que habían caído unos pocos copos de nieve no era la mejor de las opciones pero lo cierto es que para nosotros era realmente extraordinario estar allí, fueran cuales fueran la estación y las condiciones. Y, ademáscontábamos con otra ventaja, las moscas no nos molestarian.







                                                                                                                        o  o  o  o  o  o


El recorrido comienza en el fondo de un barranco acostumbrado a desaguar grandes avenidas, las erosionadas paredes muestran claros signos del paso del agua. Por ello es prohibitivo realizar la excursión si se prevé lluvias o tormentas, el peligro de permanecer en el cauce en este caso es elevado ya que no dispone de fáciles escapatorias y la cubeta del barranco recoge el agua de una gran superficie de las montañas adyacentes.



Conforme nos vamos adentrando las paredes laterales van ganando en altura.



                                                                                                                        o  o  o  o  o  o











La flecha del tiempo.

Emplearé la expresión “flecha del tiempo” para describir la propiedad unidireccional del tiempo.

Dibujemos una flecha del tiempo arbitrariamente

Si al seguir su curso encontramos más y más elementos aleatorios en el estado del universo, en tal caso, la flecha estará apuntando al futuro. Si por el contrario, el elemento aleatorio disminuye, la fecha apunta al pasado.



Sin embargo, cada vez que paso por este mismo lugar, junto a esta flecha, siempre la he visto apuntando a la misma dirección. Quizá se junten los recuerdos del pasado con el futuro que nos va a sorprender


                                                                                                                      o  o  o  o  o  o








                                                                                                                        o  o  o  o  o  o







UUUYYY¡¡¡ Creo que me siento vigilado.



                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






                                                                                                                        o  o  o  o  o  o



El agua siempre tiene un no sé qué que calma nuestro espíritu. Y cuando la vemos encajonada entre dos muros de piedra que se alzan hasta el infinito, parece transmitir mayor tranquilidad, domada por el paisaje que ella misma ha construido con paciencia.

Los desfiladeros son rincones mágicos. Al caminar por ellos, nos sentimos más pequeños y al mismo tiempos inmensos y plenos.






Este lugar, donde mana una pequeña fuente y el agua resbala por la piedra creando un reguero, es conocido por el nombre de su escultor, el viento que continúa realizando su lento trabajo y circula por el lugar silbando entre sus esculturas: La Puerta del Cierzo. 


                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






Os voy a contar una historia: una historia “real”.

El origen de la ermita de San Martín de la Bal d'Onsera es un tanto incierto aunque se cree que es de origen visigótico, los primeros datos que tenemos son del lejano 1075. Hay quien atribuye sus oscuros orígenes al Santo Urbez, quien lo hubiera habitado como anacoreta hacia el año 750 d.C.

Allí vivió Martín “un monje” que fue quien partió su habito en dos con su espada cuando todavía era soldado y se lo dió a San Urbez cuando este pasaba frío. De este modo el santo se le apareció una noche para agradecérselo y Martin se retiro de soldado para viajar a este recóndito lugar. El Culto a San Martín, posterior obispo de Tours y patrón de Francia se extendió por los Pirineos a partir del s. VI.

El monasterio de San Martín de la Val d’Onsera fue un famoso lugar en la época medieval.  Este lugar esta relacionado con el mito de la fecundidad.

El rey de Aragón Pedro IV acudió a San Martín de la Val d’Onsera para pedir un milagro: que su tercera esposa, Doña Leonor, tuviera descendencia, como así fue.

Difícil imagino el viaje de la reina y su séquito por tan angostos paisajes, cargados de equipajes y ropajes.

Cundió el ejemplo entre los nobles, y se sabe que Don Alonso Felipe de Gurrea y Aragón, conde de Ribagorza, y su tercera mujer.

También los Duques de Villahermosa obtuvieron del santo el beneficio de la descendencia. Tras subir descalzos en el año 1524  Don alfonso con Doña Ana Sarmiento hasta la Santa Casa a visitarlo. Y de allí a nueve meses, tuvieron un hijo, al que pusieron por nombre, Martín.




ASÍ, PUES, TENER CUIDADO 
Y ES QUE PARECE SER QUE ESTA AGUA 
TIENE PROPIEDADES DE FECUNDIDAD. 


                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






En este punto debemos optar por dos senderos.

Nosotros nos decidimos a la ida por subir por el Paso de la Viñeta, desaconsejado para los que padezcan de vértigo y volver por la senda de los burros más suave.

Seguiremos todo recto, como indica el cartel, nada más coger el sendero, el piso se complica, ya que hay zonas de grandes rocas, tras unos metros, la vegetación desaparece, y llegamos al Paso de la Viñeta, un tramo aéreo, que en su primer tramo se encuentra equipado con sirga.

Tras superarlo sin mayores dificultades, llegamos a un segundo tramo, equipado con barandilla, la caída en este punto es importante, por lo cual avanzamos con precaución.

Tan solo nos falta un tercer tramo, donde nos toca hacer un par de trepadas. Nos ayudamos de las manos o la sirga, tras un corto tramo de subida, llegamos hasta el Collado de San Salvador, el punto más alto de la ruta, y donde se une con la senda de los burros.


                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






                                                                                                                        o  o  o  o  o  o








Una vez aupados en lo alto del collado reparamos que nos encontramos en una espléndida atalaya, los bosques ocultan la ladera por donde desciende la senda de los burros por donde más tarde descenderemos. Distinguimos hondonadas, valles y alturas. Giramos 360º pausadamente, recobrando el aliento del ascenso y tropezamos de sopetón con los farallones rocosos, la llamada Piedra del Mediodía, el la siguiente foto, reina y señora de este territorio.



VERDADERAMENTE IMPRESIONANTE¡¡¡


                                                                                                                        o  o  o  o  o  o









La peña sobresalía imprevista, sobre su cumbre, se elevaban en vuelo giratorio una colonia de buitres. Pensé en su semejanza con un puño cerrado. Parecía un puño que se hubiera abierto camino entre la tierra y el cielo, con laderas desnudas como nudillos de piedra. Erosionadas piedras grises con parches naranjas, cubierta  con algunos fragmentos de líquenes.


Si la piedra hablase, en Guara habría un continuo murmullo. Esta sierra y el territorio que bautiza, dejaría escapar como borbotones las palabras procedentes de sus tozales, de sus mallos, de los montes que le dan forma, que no hablarían de las excelentes vistas que ofrecen; de sus cañones. Mantendrían un cuchicheo incesante entre las grietas, abiertas por el hielo, atesoradas de edad y del paso de los ríos



                                                                                                                        o  o  o  o  o  o



Nos toca realizar un descenso intrépido, La piedra que hace de suelo se encuentra muy pulida y no recomiendo bajar con el suelo húmedo, altamente resbaladizo. Una sirga nos sirve de ayuda, de pasamanos que descendemos con cuidado y precaución. Se baja bien pero la caída puede ser gorda.

Sobre nuestras cabezas los buitres se habían dado cuenta de nuestra presencia y emitían voces amenazantes y guturales. Conforme el descenso se convertía más inclinado y zigzagueante sentía una opresión creciente.

Pensando en la situación, sentí que aquella podría ser mi última aventura. Si todo terminaba allí no era un mal lugar; jamás había visto un paisaje tan extraño.

Mi esqueleto yacería en el fondo del barranco dando un toque macabro después de haber sido todo un festín para mis amigos voladores. Carne un poco dura, pero con bastante magra.

Cada vez se hacían mas y mas valientes y se acercaban tanto a ver si la comida estaba fresca que sentíamos el silbido de sus plumas por encima de nuestras cabezas. La presión aumentaba. 

Por fin llegamos al fondo del barranco y lo primero que consideramos es levantar el dedo corazón apuntando al cielo dirigido a todos ellos. Sonrío al pensar en ello.



                                                                                                                        o  o  o  o  o  o








 El santuario se alza solitario y aparece de imprevisto, apenas resalta entre la densa espesura del bosque, las laderas sobre las que se apoyaba son auténticos precipicios verticales que se elevan metros y metros por encima, hacia el norte y el este. 


Una cascada de agua cae desde lo alto. Apenas los rayos del sol alcanzan a penetrar tal angostura entre los peñascos.



                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






Escucha… Es como si el silencio pesase toneladas, como si ocupase todos los espacios disponibles, vestido de gala: con un traje de paz, una pajarita de tranquilidad, zapatos de calma y coronando su cabeza, el sosiego. 


                                                                                                                        o  o  o  o  o  o



Vagabundeamos por los alrededores de la abadía.






                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






                                                                                                                        o  o  o  o  o  o







En el interior de la pequeña iglesia incrustada bajo la roca, junto a la imagen de San Martín, brota una fuente a la que se le atribuyen propiedades curativas.

           o  o  o  o  o  o






Sentarse en este circo de rocas es un despilfarro de espiritualidad. La hiedra comparte rezos con un nogal, hay rincones en los que los rododendros meditan concentrados en sus colores fucsia, los musgos cubren los troncos con absoluta benevolencia y las hojas, penitentes otoñales, se postran silenciosas ante tanta grandeza. 




ESTE ESPACIO, 

COMO TODO LUGAR SAGRADO, 

IMPONE RESPETO.



                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






                                                                                                                        o  o  o  o  o  o









Bajo la cortina de agua levanto la vista.

Las gotas de agua saltan por millones convertidas en ínfimas bolas de frescor, empeñadas en descargar su humedad de forma inmediata en mi cara.

Está helada, lo propio en aguas que vienen del deshielo, de la nieve acumulada en las cimas durante todo el invierno. 

 La SENSACIÓN es fabulosa



Tras tocar la campana y lanzar su tañido al viento, regresamos.



No nos gustaría escuchar el estruendo que sigue al resplandor del relámpago entre las verticalidades del cañón.

  

                                                                                                                        o  o  o  o  o  o




Retornamos después de esta experiencia religiosa por el sendero menos expuesto, la senda de las burras. Un sendero precioso, verde, de bosque apacible, sobre un tapiz de hojas que crujen bajo nuestros pies, por donde la luz apenas se filtra entre las rendijas de los árboles.






                                                                                                                        o  o  o  o  o  o



nos vemos en la siguiente aventura
             




                                                                                                                        o  o  o  o  o  o













                                                                                                                        o  o  o  o  o  o






0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Popular Posts

Páginas vistas en total