BASA DE MORA














Para muchos, este Ibón,

 es el lugar más bello del Pirineo.


Rodeado por la extraña e impresionante apariencia del promontorio rocoso del Cotiella, de aspecto sobrenatural y lunar, aparenta ser la morada de los dioses.



Un lugar perfecto para soñar, en silencio, solo roto por la nieve contrayéndose, admirando el bailar de las ondas del lago batiendo dulcemente sobre la verde arista de la piedra carcomida por su friega y una sensación de amplitud, que llega del cielo azul profundo reflejado en un fondo insondable y misterioso.






Su nombre en el valle, la Basa de la Mora, proviene de una adaptación medieval de la leyenda pre cristiana de la Dama del Lago: según se cuenta, una mujer musulmana llegó aquí huyendo de las luchas entre moros y cristianos, y se perdió.


Su espíritu permanece en el Ibón, y las personas puras de
alma aún pueden verla surgir del agua al amanecer de la noche
de San Juan. Los habitantes de los pueblos del valle suben esa
noche a su cita anual con la Dama, y purifican su alma
lavándose en el agua del lago con el primer rayo de sol.


Como dicen las abuelas del valle a sus nietos: Si es que subes alguna mañana de San Juan al Ibón, y no la vieses, habrás de pensar en lavarte el alma...

Sólo los ojos limpios ojos limpios pueden ver
a la princesa mora de las cumbres.







“BASA DE LA MORA.”



Así llaman al ibón de Plan en el valle de Chistau.

Aguas de un lago donde habita una reina mora, un ser femenino fantástico que, mostrando serpientes de reflejos metálicos, que rodean su esbelto cuerpo, danza cada amanecer el día de San Chuan, sobe las aguas de uno de los muchos lugares mágicos que tiene el Pirineo.


¿Cómo llegó esta mora hasta este lugar?

Se supone que es el espíritu de una mujer musulmana que se perdió en las montañas huyendo de las violentas luchas entre moros y cristianos, y su espectro quedo preso en este ibón, aunque no todo el mundo la puede ver.


Únicamente las personas buenas y sin pecados
disfrutaran de esta visión, cuya creencia da
nombre incluso al ibón, ya que la zona se le conoce
como Basa de Mora,


El Ibón de Plan también conocido
como “Basa de la Mora”, es
considerado como uno de los
ibones más bellos del pirineo.




El ibón se encuentra emplazado en un entorno majestuoso arropado por enormes moles pétreas y grandes cháncales de piedra alternados por bosques de pino negro y verdes praderas a sus orillas.


  
Subir caminando desde Plan hasta el
ibón del mismo nombre supone una
excursión fabulosa, especialmente en
los tramos finales cuando ya se
empieza a ver dicho ibón.










¿Cómo llegar?

Antes de llegar a Bielsa, parte de la A138 el desvio
que se adentra en el Valle de Chistau.


Tras salvar los estrechos que abre el rio Cinqueta
nos encontramos con la primera población del
valle: Saravillo. Esta será la opción más cómoda,
asequible para una excursión con niños




El rio Cinqueta tiene una longitud de 28 km, con agua que proviene exclusivamente del deshielo de las montañas. Hasta San Juan de Plan transita bastante encajado. Un km antes del pueblo se encuentra el puente conocido como “Pecadors” que salva una garganta de unos 60 mts de altura por la que pasa el río y en la que crecen tilos y avellanos bordeados de musgos y helechos.



Desde la margen izquierda del río un camino conduce a las antiguas minas de cobalto y al ibón del Sen con abundantes bordas.    En este puente reza una inscripción, en fabla.
Desde la misma localidad de Saravillo sale una pista en buen estado —siempre que conduzca con precaución y sabiendo que una pista no es una carretera— que en unos doce kilómetros nos llevará hasta la cabaña de Lavasar.




Pero antes de dejar Saravillo no dejéis de
degustar este maravilloso queso.
Seguro lo agradecerás junto al Ibón.
Con pan y queso se hace el camino.






No abandonamos la población y preguntamos donde se encuentra
el Churro Fornos, un espectáculo en primavera cuando el agua
presionada sale de la piedra desde el macizo de Cotiella a 3000
mts, por el subsuelo.



Continuando, habremos de seguir siempre por la pista principal
dejando a un lado el desvío a la derecha que va a San Miguel y
otro más que va a Santa Isabel.




Cabaña de Lavasar

Nos encontramos en el collado del Ibón. Estaremos a 1.930 m de altitud. Allí, en una pradera, se encuentra el refugio forestal de Lavasar, propiedad del Ayuntamiento de Plan.

Se trata de una pequeña cabaña libre, con chimenea, recientemente rehabilitada y con capacidad para unas ocho personas.
Existe una toma de agua en las inmediaciones en medio del bosque, a unos 50 metros al norte del refugio. Para quien quiera dormir allí para realizar
excursiones a la mañana siguiente hay que ir provisto de saco y esterilla para acomodarse en el suelo.



Una vez aparcado el coche cerca del refugio hay que tomar la senda marcada que desciende hacia el este. Atravesando una amplia pradera, en
apenas veinte minutos de un cómodo sendero, sin apenas desnivel, llegamos a la orilla del Ibón (1.913 m).

El estado de la pista es muy variable dependiendo de la época del año, siendo frecuente la existencia de nieve hasta bien entrada la primavera.

La pista atraviesa dos barranqueras sin puente por lo que es posible que tras tormentas de cierta intensidad puedan ser infranqueables con turismos convencionales,










Pero en vez de quedar atónitos delante de tanta belleza,
una vez descansado, recomendamos realizar lo que pocos se
aventuran a realizar: recorrer la orilla para llegar a la
cola del ibón.


Esta visión es tan espectacular, aún más si cabe, que
parecemos estar rodeados de montañas de los Alpes donde
el paisaje circundante es reflejado en las mansas aguas.


Pinos negros, abetos y
montañas parecen sacados de
los dibujos de Heidi.



Desde la cola del embalse de Plan puede realizarse la
excursión por otras dos vias. Nosotros hemos elegido la más sencilla para realizarla con niños y adentrarlos en la belleza del Pirineo y en sus
leyendas.


La primera de ellas, por supuesto más dura y exigente,
una senda de fuerte pendiente asciende hasta el ibón
salvando un desnivel de 950 mts. De unas tres horas de
duración.













La segunda opción de alcanzar el ibón, totalmente a pie
también, parte desde Saravillo a través del sendero GR-
15. Se trata de una opción con mayor distancia y menor
pendiente que la anterior si bien salva un desnivel
similar


Y el día de san Juan, al
amanecer, poco antes de la
salida del sol, cuando el
alba empieza a despuntar




Las aguas verdes y azules, se empiezan a mover.

Al principio, despacio,

Y poco a poco más deprisa, formando un remolino
vertiginoso.

Y en el mismo instante en que aparece el primer rayo
de sol, lamiendo las crestas

se levanta, lentamente del centro un forma
brillante.

Y cuando el sol se ha extendido por todo el
azul del la basa, esa forma brillante se transforma en
una mujer.

Al momento empieza una danza mágica, armoniosa, que
embelesa.

Se desliza tan ligera como el aire.

Dicen que
es el alma pura de una princesa mora que se perdió en
las montañas del valle del reino de Aragón huyendo
de la guerra.



La figura, vestida de blanco, alza un arco de madera, y
mientras danza, los sonidos del valle se callan.



Fue el día de San Juan, poco
antes de la salida del sol
Y Yo lo vi.





Plan 1024 x 696 680x462 Ibón de Plan o Basa de la Mora


PUBLICADO POR EL CORONEL






0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Popular Posts

Páginas vistas en total