LOS CAMPEONES NO SE HACEN EN LOS GIMNASIOS


 “Los campeones no se hacen en gimnasios, están hechos de algo inmaterial que tienen muy dentro de ellos. Es un deseo, un sueño, una visión”.


Autor: Mohamed Ali.





Del deporte podemos descubrir nutridos ejemplos de superación y de motivación. Siempre ha sido el origen de hazañas y proezas repletas de audacia, bravura y esfuerzo capaces de inspirar la vida de muchas personas.

    

Los deportistas son equiparables a los héroes de otro tiempo, capaces de las epopeyas más inverosímiles, héroes que siendo netamente inferiores consiguen triunfar, a la definitiva, gracias a su esfuerzo, o, de equipos que, unidos en torno a una idea o visión, son capaces de abatir, a fuerza de convicción e ilusión, otros grupos mejor preparados.
    
Un campeón también debe poseer en su curriculum una cantidad de átomos que no salen a la luz, esa parte que no se ve nunca: la capacidad de asumir sacrificios, sufrimientos y padecimientos sin fin hasta llegar al objetivo. Y esa otra cualidad: la aptitud para superar los momentos en que la moral flaquea hasta llegar a quedar hundida.

“Odié cada minuto de entrenamiento, pero dije, "No renuncies. Sufre ahora y vive el resto de tu vida como un campeón"  enunció”


Mohamed Ali o Cassius Clay fue boxeador estadounidense considerado como el más completo de la historia. Su vida fue la historia de una vocación, elevada por unas maravillosas condiciones físicas y una inusual velocidad de reflejos; tanto de piernas como de puños, que le encaminaría al oro olímpico y a tres campeonatos de los pesos pesados. A pesar de la imagen feroz que él mismo se encargó de popularizar, se convirtió en un símbolo pacifista para la reivindicación de los derechos de la comunidad negra, así como por su rechazo a la guerra de Vietnam.

Numerosos deportistas son nuestros ídolos, pero otras características son tan loables y agradecidas que deberíamos  practicar más a menudo en entrenamiento y competiciones, características que ha menudo no veo y me enfadan. Agradezco el saludo y soy el primero en hacerlo a competidores y compañeros entrenando o simplemente paseando. Sugiero ayuda cuando presiento que alguien la necesita, bien por un pinchado o simplemente por un flato. Muchas veces veo, en puestos de control abrirse paso a codazos, cuando un por favor abre caminos. La nobleza y deportividad enseña a nuestros más pequeños.
    
Por ultimo cabe destacar el predominio ascendente de los medios de comunicación. Titulares como “Nadal machaca a Robledo” o la repetición de los graves insultos que suceden en los campos de futbol en referencia a aquellos deportistas que todos aspiramos a ser, y en especial muchos niños, pueden fomentar el sentimiento de ganar a toda costa y si puede humillando al adversario.
    
La competitividad se basa en la superación personal, en la cooperación con los compañeros y el respeto hacia los adversarios, esta creo es la base del deporte y los valores que trasmite.

El Coronel 

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Popular Posts

Páginas vistas en total