VIAJES: Desde Vancouver

Los espectáculos

Como muchos de vosotros ya habréis podido comprobar en los monologos anteriores, los canadienses son gente rara. Y como gente rara que son, montan espectáculos raros que solamente les gustan a los canadienses de pura cepa (es decir, a los asiáticos que viven por estos lares).

Yo creo que esto se debe solo a que el concepto americano de diversión dista mucho del español (si ya lo decía Ana Torroja, "no hay marcha en Nueva York" y yo añadiría "ni en Vancouver" ) o porque, sinceramente, van todo el día fumaos y todo les hace gracia (en esta ciudad es muy normal oler a porro tras doblar la esquina, la maría debe ser barata, fácil de conseguir y, además, las multas por consumo ridículas.

Así que, ya sabéis, si venís a Canadá no bebáis (que yo aquí no he visto ni un bar, mucha cafetería y Starbucks pero ningún pub), y fumar. De verdad, es impresionante. Si alguien me preguntara a qué huele Vancouver le diría, a comidaja y porro; y me dijeran que es típico de aquí, el sirope a arce y la marihuana.

Pero en fin, tras esta breve introducción para situaos en el contexto y que podáis entender mejor el porqué de la existencia de estos shows, me voy a adentrar plenamente en el tema que ocupa hoy la parte central de nuestro monólogo:   Los espectáculos.

¿Qué es un espectáculo? Pues no lo se, porque, sinceramente, tras dos semanas en esta ciudad, yo me cuestiono seriamente si mi concepto de show estaba equivocado o son los canadienses los que no lo han pillado. Hacen unas actuaciones que son, inigualable se irrepetibles, y que por ello, merecen ser desarrolladas individualmente.

Hoy, en el top 6 de los espectáculos que visitar en Vancouver tenemos:

En el puesto número 6: EL museo de la policía

Un apasionante recorrido por un conjunto de cuatro salas estrechas con olor a viejo donde visitareis: una muestra de todas las armas ilegales en Canadá (desde navajas hasta pistolas pasando por pulseras de pinchos y puños americanos y drogas (Incluida la María)), el uniforme de la policía montada de Canadá (femenino y masculino), recortes de periódicos de casos famosos (la mayoría sin resolver) y la sala de autopsias (no entiendo que pinta en un museo de la poli). Una experiencia cultural apta para todos los públicos.

En el puesto número 5: EL FESTIVAL MUNDIAL DE VANCOUVER

Una mini expo en la que unos 25 países muestran algo típico: la comida. Pero, si decidís dejaos caer por festival, que tiene lugar en el culo del mundo, no os olvidéis la tartera con la tortilla, que no hay mejor merienda que la que se lleva en la alforja.
En serio, todo es caro, y tiene mala pinta, yo, preferí comerme mis sándwich de jamón york y queso de siempre a probar algo nuevo... Y, estaréis pensando. Si solo hay comida, y no me recomiendas comprar comida ¿qué hago?. Ahí está la gracia. Nada, o, unirte a unas clases de danza del vientre gratuitas que dan una vez cada hora. (Eso si, si decides elegir esta segunda opción, ten en cuenta que la gente te mirará raro...)

En el puesto número 4: El FESTIVAL DE MÚSICA DE STANLEY PARK.

Localizado en un hermoso paraje, perdido dentro del enorme parque de Stanley Park, grupos de diferentes estilos más conocidos como NISU (porque ni su madre los conoce) buscan una oportunidad para introducirse en el mundillo de la música. Mientras, actores de la compañía de teatro disfrazados de Lord Voldemord, intentan interpretar la música (o espantar al público, eso nunca lo tuve claro). Un emocionante plan para aquellos excesivamente extrovertidos, por los cuales la gente suele sentir vergüenza ajena, a los que les guste bailar solos en un ambiente íntimo (vamos, que había 3 gatos bailando, motivados, dando el cante y grupos de gente viendo el espectáculo. Muy interesante).

En el puesto número 3: KARAOKE

Si, he ido a un karaoke. Y por mi propia cuenta. Lo que hace la lluvia. En fin, menos mal que era sala privada y solo estábamos españoles. Adivinad donde fuimos a cenar luego: A un japonés... Como ya sabéis que es un karaoke, mejor ni lo explico. Por ahorraos pesadillas. Yo creo que el clima este está cambiando mi cerebro, porque me lo pase bien y todo...

En el puesto número 2: EL ESPECTÁCULO DE LA BELUGA

Dentro de un tanque de agua turbia, se esconde el tesoro más codiciado del acuario de Vancouver, las tres belugas, más conocidas como ballenas-delfín que nos deleitarán con su aleteo. La ballena delfín, mundialmente famosa por sus trucos circenses, es capaz, en un día de hacerse la muerta o enferma (con gran maestría porque yo no se si estaba fiambre o simplemente lo parecía), aletear y, sobre todo, escupir a una niña a la cara. Este último es el truco estrella de la tarde. Los niños canadienses, aun sabiendo lo que ocurriría, se peleaban por salir voluntarias a que una beluga les escupiera... Crazy country...

En el puesto número 1, y muy merecido tenemos... chan, chan, chan: LOS UNDERSEA GARDENS

Tras un cerro de horas de viaje de Vancouver a Victoria, coger dos buses y un ferry para visitar esta ciudad, no podéis marchar sin ver los undersea gardens. Una maravilla de la naturaleza, una muestra de todo el intelecto humano... Vamos, un timo más grande que el del museo de la mantequilla y las cuevas de Irlanda. Consiste en entrar en una sala, donde un hombre vestido de buzo te enseña un cangrejo, una anguila y un pulpo. Para lo cual necesita 30 minutos. No os lo perdáis, serán los 30 minutos más despreciados de vuestra vida... Todo ello, eso si, por el módico precio de 12$ (que ha pagado el Gobierno de Aragón, y no yo, afortunadamente).

Hoy, para terminar de machacarme, he ido al museo de antropología, que, como el resto de shows canadienses no valía mucho la pena.

Esta noche hemos ido al partido de fútbol canadiense. BC Lions vs Hamilton. (Por supuesto ganó Hamilton, que es el equipo contrario al que animábamos, el no canadiense). Que risas, los españoles éramos los únicos que animábamos. Hemos terminado bailando la macarena, coreando la canción del camarero (Camarero, Que, camarero, una de mero…) y enseñando al resto a hacer la ola. No saben, si es que estos canadienses son unos sosos. En fin...

Ahora entenderéis mejor el porqué de tanto porro en las calles. Mañana voy a ver Harry Potter, espero que no me decepcione y esté a la altura de los undersea gardens. En fin, como diría Freddy Mercury: SHOW MUST GO ON...



Mañana os contaré más, que ahora estoy cansada y mañana tengo que madrugar again.
Besitos para todos y pasad buen fin de semana.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Popular Posts

Páginas vistas en total