COL DE AUBISQUE: BICICLETA

COL DE AUBISQUE

El puerto de Aubisque no es sólo una leyenda del Tour de Francia, es una subida de todos los ciclistas deben hacer al menos una vez en la vida.

Rodeado por verdes valles, con vistas a los Pirineos enteros en primer plano, es una subida impresionantemente hermosa, que a la vez nos permite disfrutar de las majestuosas montañas que asoman por delante de nuestro manillar.

Hoy vamos a subir la vertiente más exigente de unos de los puertos míticos de los Pirineos, al nivel del temido Tourmalet. El puerto tiene una distancia de 17,3 km y una pendiente media del 7%.





Comenzamos la ascensión en el pueblecito de Laruns, cruzando el puente sobre la Gave d´Ossau y tras la primera curva en herradura, en la primera rampa, girar a la izquierda para dejar, a la derecha, la ruta a el Portalet.



El primer tramo es el mas “suave” de toda la ascensión “solo un continuo 6%” recubierto de árboles y umbrío hasta alcanzar la estación termal Eaux-Bonnes.
Posteriormente, asoman las primeras rampas fuertes, para ir calentando del 13% como indica el cartel. 



Cruzamos ahora dos túneles protectores de avalanchas al 12%.

El agua desciende entre las montañas formando cascadas y arroyos que descienden velozmente, nosotros traspasaremos sobre el río por el conocido puente de Goua, punto de inicio para la vía ferrata de Siala.

Por fin vislumbramos los edificios de la estación de esquí de Gourette, nuestras piernas se resienten del duro pedaleo, pero nos alegramos pensando que el final esta cerca, solo que, al levantar la vista, ahora sin vegetación que nos obstaculice la mirada, nos volvemos a hundimos en la desdicha, 2 kilómetros de una calzada sinuosa que asciende y asciende con rampas al 12%, y al fondo, altivo, el hotel Crestas Blancas.

Hacemos de tripas corazón y nos levantamos sobre el sillín de la bicicleta para darle un nuevo impulso, apretamos los dientes y sacamos las fuerzas de donde apenas quedan. Un nuevo trago de nuestra bebida isotónica y una barrita energética para finalmente encaramar los dos últimos kilómetros.

Coronamos los 1709 mts de altitud, a nuestra derecha el monumento a la bicicleta y por fin el poste amarillo, cima del col d´Aubisque para que nuestra dicha sea completa.




Recompensa, un puerto imprescindible, impresionantemente precioso.

Para los más atrevidos, la aventura puede continuar, hasta el Coll de Soulor, 10 km por una carretera estrecha muy aérea esculpida en la misma roca, por el increíble Circo de Litor. 




0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Popular Posts

Páginas vistas en total